Donald Trump y la primera dama de EEUU tienen coronavirus

El presidente estadounidense, Donald Trump, anunció la noche de este jueves que él y su esposa Melania dieron positivo por coronavirus y que empezaron un proceso de cuarentena.

“Esta noche la primera dama y yo dimos positivo por COVID-19. Empezaremos inmediatamente nuestro proceso de cuarentena y de recuperación. ¡Superaremos esto JUNTOS!”, escribió el mandatario en Twitter.

Trump está “bien” y cumplirá sus “funciones sin interrupción” desde la Casa Blanca, donde hará la cuarentena con la primera dama, dijo el doctor del mandatario, Sean Conley, en un comunicado.

Ambos “están bien en este momento y planean mantenerse en su hogar en la Casa Blanca durante su convalecencia”, dijo el doctor Conley en un comunicado. “Espero que el Presidente continúe cumpliendo sus funciones sin interrupción mientras se recupera”, agregó.

La Casa Blanca anuló el viaje de campaña que Donald Trump tenía previsto para el viernes a Florida, luego de que el presidente estadounidense anunciara que dio positivo por COVID-19.

Trump, que busca la reelección en las elecciones del 3 de noviembre, era esperado para un mitin en el aeropuerto de Sanford en Florida (sudeste) el viernes, pero su nueva agenda de eventos solo incluye una llamada telefónica a mediodía de “apoyo a los ancianos vulnerables por la COVID-19”.

Trump se suma a la lista de responsables políticos que han contraído el virus, entre ellos, el presidente brasileño Jair Bolsonaro y el primer ministro británico Boris Johnson.

Por su parte, Melania Trump también dijo que tanto ella como su esposo se encuentran bien.

“Como demasiados estadounidenses este año, el presidente y yo estamos en cuarentena en casa tras dar positivo por COVID-19. Nos sentimos bien y yo he pospuesto todos mis compromisos próximos. Por favor, asegúrense de tener cuidado, y todos juntos lo superaremos”, afirmó.

Horas antes, el mandatario estadounidense anunció que se había sometido a una prueba para detectar COVID-19 y que esperaba los resultados.

Este jueves se conoció la noticia de que Hope Hicks, una cercana asesora del presidente estadounidense y que viaja regularmente con él, había dado positivo por coronavirus, lo que encendió las alarmas en la Casa Blanca.

En un comunicado, el portavoz de la Casa Blanca, Judd Deere, dijo: “El presidente se toma muy en serio la salud y la seguridad de él y de todos los que trabajan para apoyarlo y al pueblo estadounidense”.

«Las operaciones de la Casa Blanca colaboran con el médico del presidente y la Oficina Militar de la Casa Blanca para garantizar que todos los planes y procedimientos incorporen la guía actual de los CDC y las mejores prácticas para limitar la exposición a la COVID-19 en la mayor medida posible, tanto en el complejo como cuando el presidente está viajando «, Dijo Deere.

Esta semana, Hicks viajó con el presidente varias veces, incluido en el helicóptero oficial Marine One para asistir a un mitin en Minnesota el miércoles.
infobae-image

Después de que hubo casos positivos anteriores cercanos al presidente, la Casa Blanca instituyó un régimen de pruebas diarias para los asesores principales del presidente. Otros que están muy cerca del presidente y del vicepresidente, incluidos los periodistas, también se someten a pruebas todos los días.

Si bien los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan que las personas que han estado en contacto cercano con alguien con COVID-19 se pongan en cuarentena durante 14 días, al personal de la Casa Blanca se los considera trabajadores esenciales. Las pautas de los CDC para los trabajadores esenciales expuestos les permiten regresar al trabajo si toman precauciones, como tomarse la temperatura antes de ir a trabajar, usar mascararilla en todo momento y practicar el distanciamiento social.

Trump, la Casa Blanca y su campaña han desobedecido otras pautas y recomendaciones de los CDC y de los funcionarios de salud pública, y se han negado, en gran medida, a usar máscaras o a practicar el distanciamiento social.

El positivo de Trump impacta de lleno en la campaña presidencial estadounidense, cuyos comicios están previstos para el próximo 3 de noviembre. A nivel mundial, Estados Unidos es, con mucha diferencia, el país más afectado por la COVI-19, con más de 206.000 fallecidos y 7,2 millones de contagios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *